domingo, 17 de abril de 2016

El mapa del Tesoro de la Humanidad: encuentro juvenil Chaminando 2016

Ayer tuve la suerte de compartir con más de 300 jóvenes de 4º de ESO este itinerario que me gusta llamar "El Mapa del Tesoro de la Humanidad". Fue en el colegio Virgen del Pilar de Valladolid, en un encuentro clásico e histórico ya de los colegios Marianistas de España, con jóvenes de 4º de ESO, en torno a la solidaridad y su programa de voluntariado "Magnificat", el cual he tenido la suerte de diseñar y acompañar muchos años en España y Chile. Este mapa representa, paso a paso, el trayecto del Buen Samaritano, esa gran narración-parábola del humanismo cristiano, que contiene muchas claves de eso que llamamos solidaridad, caridad o conducta prosocial.

El camino comienza con una misión (SOLIDARIDAD) y tiene un horizonte o visión de JUSTICIA. Es importante saber dónde vamos, porque quien no sabe dónde va, puede llegar donde no quiere, y en este sentido, no todas las formas de solidaridad conducen a fines de justicia social, algunas incluso persiguen finalidades contrarias, por ello es importante tener esa brújula ética de la justicia social en el camino.

Como les dije a estos y estas jóvenes, el mapa del tesoro, como en las buenas películas, tiene dos trozos que deben unirse, para que esté completo: una parte del mapa la tenemos todos dentro de nosotros, y la otra parte la tiene el OTRO: sólo se descubre el tesoro cuando unimos estas dos partes, en el ENCUENTRO con el otro que sufre, marginado, refugiado, anciano, discapacitado, maltratado, excluido.

La primera etapa consiste en VER: la percepción del otro. No vemos las cosas como son, sino como somos. Es importante aquí, como digo en la charla, quitarnos las gafas pesimistas y las gafas defensivas, y ponernos las gafas optimistas, las gafas del análisis crítico de la realidad, y sobre todo, las gafas del corazón, la empatía.

La segunda etapa consiste en SENTIR y dejarse afectar, indignarse también. Para ello hay que abandonar por un momento la "jaula de la razón" y dejar volar libre a nuestro corazón, ya que un corazón domesticado no sirve, no tiene la suficiente fuerza para llevarnos al encuentro del otro. Liberamos al corazón domesticado con la llave de nuestro yo niño.

La tercera etapa es ACERCARSE, consiste en romper la barrera de la zona de confort, romper la barrera cultural (como la rompió el Buen Samaritano con el judío, ya que samaritanos y judíos entonces no se hablaban) y salir al encuentro y socorro-asistencia del otro. Aquí les hablé de mi conocida metáfora de turistas-vigías-marineros, y la entendieron muy bien.

La cuarta etapa consiste en CURAR LAS HERIDAS, hacer bien el bien, desarrollar una serie de habilidades sociales y prosociales para ayudar, para atender a las necesidades que salen a nuestro encuentro en la vida, no solo en el voluntariado. Aquí les hablé de la importancia de la ESCUCHA como "caricia positiva e interior" para el otro. Con el "fonendo de la escucha" aprendemos a escuchar el interior de la realidad, el latido de la pobreza, y además nos ayuda a aislarnos de los ruidos exteriores e interiores, para poder escuchar bien.

La quinta etapa es fundamental: CARGÓ CON ÉL. Es la gran prueba a que nos invita el Buen Samaritano. No se contenta sólo con salvar la vida al otro, sino que "carga con él", lo lleva en su cabalgadura. Aquí hice sonar el "despertador de la vocación", ya que me parece que está muy unida a esta etapa. Vocación es aquello que nos apasiona de verdad, aquello a lo que estamos cada cual llamados a ser en el mundo, y esto es algo que tiene que descubrir cada cual. La vocación está ahí dentro, dormida, pero un día de repente despierta, suena el despertador, y ahí tenemos la oportunidad de enfocarla desde el otro, es decir, hacerle un hueco en nuestro proyecto vital, o enfocarla sólo desde nosotros. Este paso está muy unido a eso que llamaba Viktor Frankl "sentido de la vida", o propósito personal. "Ojalá que suenen muchos despertadores del talento y la vocación esta tarde", les dije.

Finalmente, el Buen Samaritano, se da cuenta que él solo no puede, y necesita gente que le ayude, implicar a otros, por eso LO LLEVA A UNA POSADA, implica al posadero en el proceso, crea la primera ONG de la historia, la primera red de ayuda, y además financia dicha ayuda ("todo lo que gastes de más te lo pagaré a mi vuelta..."). Aquí les animé a trabajar en equipo, pero desde las fortalezas de cada cual y la diversidad de dones y capacidades, aspecto que deja muy claro la breve historieta de la "asamblea de las herramientas en la carpintería".

viernes, 8 de abril de 2016

Las mochilas que cantaban en la escuela: cómo hicimos un pequeño proyecto de Educación Vial

Os comparto este producto de aprendizaje, por si os puede ser de utilidad. Me lo pidió el colegio de mis hijos, para presentarnos a un concurso de Educación Vial que no ganamos. Había vídeos buenos y originales, pero ninguno tan metafórico y original como este.

Pero aquí lo importante no era tanto ganar (aunque nos hubiera gustado, pero en la dinámica del concurso no primaba tanto el más pedagógico a juicio de un jurado experto, sino los más populares en redes, más votados con el hastag del patrocinador, y el jurado sólo decidía entre los 10 finalistas: el dilema ético está servido), sino aprender en equipo, poner en funcionamiento varios desempeños competenciales como estos: locución con micrófono, aprender y cantar una melodía, expresividad corporal, preparar las mochilas, trabajar dos emociones básicas (alegría y tristeza), montar un vídeo con iMovie sincronizando voz y sonido, aprender a grabar con una cámara de vídeo (planos, ángulos, iluminación), creatividad tecnológica, trabajo en equipo.

Y lo cierto es que pasamos una tarde genial, preparando todo, grabando, montando el vídeo. Fue una auténtica "situación de aprendizaje" en la que estuvieron implicados el SABER (conocimientos), el SABER HACER (capacidades y destrezas) y el SABER SER (actitudes y valores). Si algún día vuelvo a las aulas, tengo claro que me gustaría enseñar-aprender de esta forma, porque puedo afirmar que estas cinco alumnas, entre ellas mi hija, aprendieron mucho y estuvieron motivadas en todo momento.

Aquí el diálogo que podéis escuchar en el vídeo. Todo un reto, porque no podíamos pasarnos de un minuto de duración: ¿cómo contar todo lo que queríamos contar en un minuto? Pues al final, lo logramos tras varias pruebas de velocidad en la dicción (hicimos hasta 7 tomas de locución) y recortando el texto al máximo: ¿un buen ejercicio de aprendizaje, no creéis?

Diálogos de mochilas y narrador

Mochila Feliz-Amarilla - ¡Hola! ¿Qué te pasa, por qué estás tan triste?

Mochila Triste-Roja – ¡Estoy muy asustada, esta mañana casi nos atropella un coche! Mi dueña no mira bien en los pasos de cebra, cruza por lugares peligrosos, un día de estos nos va a pasar algo serio…

Mochila Feliz-Amarilla – Bueno, no te preocupes, porque hoy tenemos la charla de Educación Vial en el colegio y seguro que aprende lo que debe hacer un buen peatón.

Mochila Triste-Roja – ¡Ese es el problema, que se distrae con frecuencia, seguro que no se entera de nada! Si pudiera escucharme a mí, pero los humanos no escuchan a las mochilas…

Mochila Feliz-Amarilla - ¿Has oído hablar de nuestra música mágica?

Mochila Triste-Roja - ¿El famoso canto de nuestros antepasados Los Mochilos?

(suena la melodía mágica de fondo, de aquí hasta el final del vídeo)

Mochila Feliz-Amarilla - ¡El mismo! Dicen que aunque los humanos no lo oyen, tiene la virtud de mejorar su atención y su escucha. ¡Si en el momento de la charla todas las mochilas lo cantamos a la vez, seguro que todos atienden y aprenden!

Mochila Triste-Roja - ¡Qué buena idea! Cantaremos todas las mochilas la canción mágica durante la charla.

Narradora: Y todos los niños y niñas prestaron ese día mucha atención y aprendieron a ser buenos peatones. Y mochila roja fue verde y feliz. Y tú, ¿qué crees que diría de ti tu mochila si pudiera hablar?

lunes, 1 de febrero de 2016

Las 10 conexiones del voluntariado

El voluntariado está para conectar muchas cosas que están desconectadas, bien porque nunca lo estuvieron, bien porque lo estuvieron pero dejaron de estarlo, o bien porque no lo están del todo, o no están bien conectadas.

Conceptualizar el voluntariado como un "conector" puede ayudarnos a comprender mejor sus muchas posibilidades, al tiempo que desde esta nueva mirada, seguro que hace surgir nuevas conexiones también en nuestra mente creativa, de cara a proponer nuevas vías y caminos. En definitiva el voluntariado debe tejer redes a muchos niveles, para generar nuevos tejidos o regenerar los que están enfermos o heridos.


jueves, 31 de diciembre de 2015

Mi pequeño diccionario emocional: una lista de YouTube para aprender y compartir sentimientos en la infancia y en la edad adulta

Desde Prosocialia ponemos a disposición de educadores y educadoras, tanto de niños y niñas, como de personas mayores, un diccionario emocional en un lenguaje sencillo y comprensible, con la finalidad de trabajar los principales sentimientos y emociones y hablar sobre ellos, con la ayuda de un dado y seis funciones o posibilidades que se indican en los vídeos.

La lista está compuesta por 16 sentimientos/emociones, todos con la misma estructura en tres partes:

1. Nombre del sentimiento-emoción.
2. Definición sencilla del mismo.
3. Diálogo compartido sobre dicho sentimiento-emoción entre todos/as.

Normalmente, los sentimientos y emociones no forman parte de nuestros diálogos cotidianos, ya que no nos han educado suficientemente en ello. Uno de los objetivos de este recurso didáctico es precisamente, aprender a hablar con naturalidad de nuestro mundo emocional y compartirlo con otros, escuchar a otros en su mundo emocional también, hacer que las emociones y sentimientos se expresen con naturalidad.

Este recurso educativo y de coaching emocional está pensado para trabajarlo en grupos, en sesiones de aproximadamente 30 minutos por cada vídeo. A partir de cada vídeo-sesión, recomendamos trabajar alguna película, cuento, o recurso adicional relacionado con dicha emoción, o bien una propuesta de ejercicio emocional a lo largo de la semana siguiente, como por ejemplo: un cuaderno de registro de esa emoción, bien en uno mismo o en otros, etc.