Ir al contenido principal

La Oca del Buen Samaritano: un juego para aprender a servir a los demás

Este juego tiene como finalidad despertar en los participantes una mirada prosocial hacia su entorno más próximo, siendo capaces de detectar mejor las necesidades humanas, al poner nombre a los sentimientos y situaciones que hay detrás de ellas.

El autor del mismo es César García-Rincón de Castro (2018), quien lleva varios años utilizando el modelo teórico de las 6 Huellas del Buen Samaritano en talleres, conferencias, cursos de postgrado y diversos proyectos educativos de Pastoral Social. Ahora ha creado este juego y en su día creó la canción "Como el Buen Samaritano" para trabajarla con niños/as. De ella también se hace eco este libro-juego, que incluye la partitura. La canción puede escucharse en este vídeo didáctico: https://www.youtube.com/watch?v=-6EBJ8CwYfs

También, al igual que el Buen Samaritano, pretende fomentar la empatía y la compasión hacia las situaciones de necesidad y sufrimiento, una compasión que nos mueva hacia una acción prosocial que comienza con un acercamiento a quien lo pasa mal, rompiendo las barreras y zonas de confort, analizando lo que nos ata a la comodidad o lo que nos impide lanzarnos a ayudar.

Del mismo modo quiere ofrecer pistas acerca de herramientas prosociales y de ayuda, fomentando el que los participantes las pongan en práctica entre ellos en el juego, y tomen ya pequeños compromisos de ayuda en su entorno en la semana posterior al juego.

Finalmente pretende que los participantes imaginen acciones misioneras y prosociales de forma cooperativa y vinculadas a su contexto y posibilidades actuales. Algunas de estas acciones surgidas de forma espontánea en el juego luego podrían ponerse en marcha como proyecto de aprendizaje-servicio.

El juego está pensado para  4-5 personas o jugadores, o bien para 4-5 parejas, una por ficha en el tablero.
Casillas “Samaritano”. Cuando se cae en esta casilla el jugador dice “de Samaritano a Samaritano y tiro porque soy tu hermano”, y se traslada a la siguiente casilla “Samaritano”. 

Casillas de las “Necesidades Humanas”. Representan los diferentes sentimientos y necesidades que sufren las personas marginadas, maltratadas, excluidas, etc., expresadas en frases breves de un corazón roto que nos habla e interpela. He querido aquí hablar no tanto de problemas sociales etiquetados, cuanto de sentimientos y necesidades humanas que hay detrás de los mismos, con el fin de potenciar mejor la empatía y evitar esa distancia sociológica del “frío analista social”. También con ello, evitamos que algunas etiquetas puestas en la categorización de los colectivos sociales, que cambian con el tiempo, pierdan actualidad. Además, con ello logramos que el juego pueda adaptarse mejor a los diferentes contextos y personas que juegan al mismo. 

Por eso, las casillas están numeradas con el mismo símbolo del corazón interpelante, y las necesidades de las mismas están en un listado aparte. Las frases que propongo están en un listado aparte, pero no en el tablero, con el fin de que cada cual pueda personalizar el juego, si lo desea, con otras frases/necesidades que le interesen más en su contexto. Lo puede hacer como un listado asignado a los números  de las casillas, o bien con tarjetas boca-abajo que se van sacando cada vez que alguien cae en la casilla de necesidad humana / corazón roto.

Cuando se cae en una casilla de estas, se lee la frase correspondiente y se vuelve a tirar el dado, y en función del número que salga, el jugador tiene que contar a los demás jugadores algo relacionado con las seis huellas del Buen Samaritano en esa necesidad-situación representada por la frase. Estas seis huellas están asignadas a funciones en los 6 números del dado.

Casillas “Mochila Prosocial”. Cada número del dado corresponde a una actitud prosocial básica para ayudar. Como experto en Educación Prosocial, no he querido hablar tanto de conductas y habilidades, cuanto de actitudes básicas que orientan el comportamiento prosocial, porque si proponemos sólo conductas, pero no educamos actitudes, las conductas no permanecen mucho tiempo. La actitud siempre es más estable y puede aplicarse a una variada gama de comportamientos. Al caer en esta casilla se tira el dado, y en función del número que salga, cada jugador/a deberá promover un tipo de actitud prosocial representada en una Mochila Prosocial.


Final del juego. El juego termina cuando un jugador/a logra llegar a la casilla de la COMUNIDAD de VIDA, o bien cuando llega el último jugador, dando opción a que todos lleguen, y de este modo dar más posibilidades de que salgan más ámbitos de necesidad y herramientas. Si nadie llega y se acaba el tiempo de la clase o jornada no hay por qué preocuparse, lo importante es participar y haber aprendido juntos/as, así como reflexionar tras el juego. Cuando se llega a esta “Comunidad de Vida”, el jugador dirá “He llegado a la Comunidad de Vida y celebro lo aprendido en esta partida”.

Este juego está disponible en AMAZON, colección Dinámicas de Grupo Recortables, nº 9.

Entradas populares de este blog

Dinámicas y Ejercicios de Psicología Humanista

Parece un contrasentido hablar de psicología humanista, dado que la ciencia que estudia el comportamiento humano, la psicología, debería hacerlo para ayudar al ser humano a mejorar y superarse, a vivir con más bienestar, a ser mejor persona, a construir un mundo más justo. Sin embargo la experiencia nos dice que no siempre es así: hay algunas psicologías que parecen haber olvidado su verdadero sentido y su legítima orientación prosocial y humana. Por ello, he querido llamar a este libro-manual “Dinámicas y Ejercicios de Psicología Humanista”, desde un doble sentido. Por un lado se trata de 30 dinámicas y ejercicios que he ido creando a lo largo de los últimos 10 años, y que tanto yo como muchos educadores, psicólogos y terapeutas, hemos utilizado en diversos talleres y sesiones con un éxito más que razonable. Me baso, sobre todo, en una buena cantidad de mails y agradecimientos que me han llegado de quienes las han utilizado. Dichas dinámicas y ejercicios forman parte de mi sit

La Oca de las Emociones: ¡de Alegría a Alegría y tiro porque tengo un buen día!

Este juego que inventé hace ya 10 años, y que ahora se publica en Amazon totalmente actualizado , está basado en el clásico "juego de la oca", y es una herramienta didáctica para aprender y desarrollar la inteligencia emocional en sus 5 niveles o grados de competencia , según la definió Daniel Goleman en 1996 . Esta actividad pretende, en general, conseguir tres objetivos: 1. Que las personas participantes compartan sus conocimientos y experiencias sobre determinadas emociones y dimensiones básicas de la inteligencia emocional . De esta forma las aprenden mejor y la formación es más amena y significativa: aprendizaje cooperativo. Poder hablar de lo que sentimos y expresamos es precisamente una de las funciones importantes de las emociones y sentimientos en nuestra psicología intrapersonal e interpersonal. 2. Que las personas participantes, durante el juego, practiquen habilidades interpersonales de escucha activa, comunicación-expresión, empatía, asertividad y coo

Las 5 Huellas de la Convivencia Escolar: un proyecto educativo en clave de Valores Sociales y Humanos para Educación Primaria

El ser humano ha evolucionado gracias a la cooperación, no a la competición, de esto hoy ya no nos cabe ninguna duda, y hay muchos estudios que lo avalan. Y la cooperación tiene sus claves, su genoma social, y por eso somos " homo socius " como ya dijo Aristóteles, y no tanto " homo hominis lupus " como dijo Thomas Hobbes. El proyecto pedagógico-competencial Las 5 Huellas de la Convivencia Escolar  está diseñado para rescatar esa huella humana, reforzarla y hacerla más ancha y profunda. Ha sido desarrollado con éxito ya en un colegio público dependiente del CTIF Madrid-Este, en un curso de formación a todo el claustro, durante el curso escolar 2015-2016. Está fundamentado en tres grandes pilares de la psicología para educar en Valores Sociales y Humanos: autoconcepto (identidad personal), reconocimiento del otro (identidad social) y cooperación inclusiva con otros (identidad cosmopolita). Para desarrollarlo he definido 5 dimensiones de la competenci

Las Diez Claves de una Escuela Humanizadora: César García-Rincón de Castro

Una escuela debería ser humanizadora per se , yo no lo entiendo de otra forma. Debería preparar a las personas para humanizar el mundo, el trabajo y sus relaciones humanas. Primero humanizar, después todo lo demás. Dicho de otro modo, su misión es formar buenos profesionales y ciudadanos, pero deben ser realmente humanos. Una educación realmente humanista es mucho más que tener un departamento o equipo escolar, o actividad especial, dedicada a estos temas: eso está bien y es incluso necesario que haya un espacio atractor de lo humanista. Pero es insuficiente, ya que la humanización debe impregnarlo todo en la escuela, como pongo de relieve en las diez claves siguientes. 1. Humanizar el lenguaje. El lenguaje (verbal, visual y no verbal) es la clave de muchas dimensiones humanas, la inteligencia lingüística contiene el código de programación de las otras inteligencias: si el lenguaje es bueno y positivo, nos programa funcional y positivamente, si no, todo nuestro ser personal y social