miércoles, 29 de agosto de 2018

La pulsera "Todos Incluidos": decálogo para educar y fomentar la inclusividad social

Esta metáfora se me ocurrió preparando una actividad para fomentar el valor de la inclusividad en los centros educativos. Me gusta mucho porque se trata de poner en plural la conocida pulsera todo incluido de los resorts, donde se fomenta el consumo desmedido e individualista, y de ese modo cambia totalmente el concepto: del todo incluido individualista pasamos al todos incluidos colectivista, que nos sugiere e invita a compartir, a integrar a todos, incluso a buscar un consumo más solidario y sostenible.

La idea de la metáfora es diseñar la pulsera con un manual de instrucciones para ser una persona inclusiva, es decir, que la persona que se pone la pulsera, se compromete a comportarse conforme a esos valores y principios de acción que hemos dado a la pulsera.

Para trabajar mejor la metáfora vamos a comprender un poco el origen y el significado de la pulsera. Si analizamos la etimología de la palabra, viene de pulso + era, es decir, se pone en una zona de nuestro cuerpo, la muñeca, donde el pulso del corazón se puede sentir mejor. De tal forma que una pulsera está asociada al corazón, al latido, a lo emocional en definitiva. Desde antiguo, como se asociaba esta zona con el corazón, aquí se ponía una cuerda o venda alrededor de la muñeca sujetando un emplasto (crema con propiedades medicinales diríamos hoy), porque se pensaba que así llegaba antes al corazón y al torrente sanguíneo.

Como hemos comentado, entonces, las pulseras primitivas tenían ciertas propiedades curativas. De hecho, hasta hoy ha llegado esta magia o superstición en algunas pulseras modernas de metal que tienen supuestos efectos terapéuticos a base de propiedades magnéticas, por ejemplo.

La palabra pulso procede del latín pulsus, que significa empujar o poner en movimiento. Bien, pues ya tenemos un buen significado para nuestra metáfora de la pulsera todos incluidos o de otro tipo de pulseras metafóricas que inventemos: emoción + curación + acción. Las pulseras están vinculadas al corazón, a lo emocional, además sirven para generar bienestar y nos impulsan a la acción. En este caso para mejorar la sociedad mediante el remedio de la inclusividad social, y eso nos lleva, nos impulsa a actuar de forma inclusiva.

Pero, ¿Qué es actuar de forma inclusiva hoy? Este sería el manual de instrucciones de nuestra pulsera todos incluidos, según yo lo entiendo, si bien cada cual puede hacer el suyo, o plantear esta pulsera como una actividad o dinámica de grupo en la que, por equipos, cada cual elabora su manual de instrucciones, y al final acordamos un manual compartido, para llevarlo a nuestra vida en adelante:
  1. Escucha a las personas, tómate un tiempo en conocerlas, aprende algo de su cultura o forma de vida.
  2. Actúa como enlace o nexo de unión para poner en contacto a unas personas con otras, genera redes de amistad y colaborativas entre las personas.
  3. Enfócate especialmente en las personas que están más solas o que tienen más dificultades de relación social, ayudándoles a superar su timidez o ansiedad social.
  4. Enfócate más en las cosas que nos unen que en las cosas que nos diferencian, y desde ahí crea vínculos y conversaciones.
  5. Trata de complementar lo que nos diferencia a unos de otros, la diversidad que tenemos, para encontrar interdependencias y sinergias positivas en proyectos donde nos complementamos.
  6. Evita los prejuicios (juicios previos) sobre las personas de forma anticipada y automática, no te dejes llevar por los estereotipos y relatos que prediquen la superioridad de derechos y cualidades de unas personas sobre otras.
  7. Invita a otras personas a ser inclusivas y solidarias con los demás, a cuestionar las actitudes particularistas e independentistas en un mundo plural, diverso, interdependiente y cosmopolita donde han de prevalecer los derechos humanos.
  8. Defiende con la palabra y el discurso razonado a las personas más vulnerables y excluidas de las situaciones sociales, aunque no estén presentes.
  9. Denuncia las actitudes y prácticas que marginan y excluyen a los que no pertenecen a una determinada clase, marca o filosofía de vida.
  10. Practica la inclusividad como un principio en los proyectos y equipos de personas que emprendas. Si el día de mañana tienes la ocasión de crear una empresa, incorpora la inclusividad como un principio básico tanto hacia fuera como hacia dentro de la misma.
Esta metáfora pertenece a mi libro "El Señor de las Metáforas. Ideas y conceptos para mejorar realidades y crear posibilidades". Disponible en Amazon. Son 50 de mis mejores metáforas, desde una óptica humanista, haciendo sencilla y comprensible la psicología, para ayudarte en tu trabajo con personas.

Hace tiempo grabé un vídeo en mi proyecto formativo de YouTube "Cocinando Aprendizajes", en el que explico cómo llevar a cabo esta metáfora en formato dinámica de grupo. Aquí lo tienes disponible.

César García-Rincón de Castro (2018).